Más compromiso y menos flores

En el Día Internacional de la Mujer, más que enviar saludos y flores, EVoting asume el compromiso de aportar para construir una sociedad de mayor respeto e igualdad.

La conmemoración de este 8 de marzo se da en un momento en que la discriminación de género ha cobrado una exposición y condena inéditas en la historia y cuando en el mundo, y en Chile, los movimientos que demandan justicia e igualdad para las mujeres cobran fuerza y se abren camino. Pensamos entonces que ya no es suficiente conmemorar, sino que debemos aportar, desde nuestra realidad, a la construcción de una sociedad de mayor respeto e igualdad.

Somos una empresa pequeña, cuyo quehacer se orienta por dos convicciones: que la participación ciudadana es fundamental para la construcción de las sociedades, y que la tecnología puede ser una herramienta decisiva para incentivar y facilitar esa participación.

Y en estos dos ámbitos –la tecnología y la participación–, vitales en nuestra labor, también se libra una importante lucha por lograr igualdad entre hombres y mujeres.

En participación, la batalla de las mujeres comenzó hace un siglo con la lucha por iguales derechos civiles, y se expresó en las históricas manifestaciones por lograr el derecho a voto femenino. Han pasado más de 60 años desde la Convención sobre los derechos políticos de la mujer, basada en la Declaración de Derechos Humanos, que señala que “Las mujeres tendrán derecho a votar en todas las elecciones en igualdad de condiciones con los hombres, sin discriminación alguna”. Y también, más de 60 años desde que las mujeres participaron por primera vez en una elección presidencial en Chile.

Sin embargo, a pesar de que en la gran mayoría de los países del mundo se garantiza el derecho a sufragio de la mujer, las barreras que crean las leyes e instituciones, tradicionalmente discriminatorias, amenazan permanentemente su participación en la sociedad, no sólo como votantes, sino también en los cargos de liderazgo, ya sea de representación popular, en el sector privado o el mundo académico.

Debemos incentivar especialmente la participación de las mujeres en la toma de decisiones de sus territorios.

En ámbito de la tecnología y las TICs, la presencia femenina es escasa, fundamentalmente a raíz de la permanencia de roles sociales que las alejan del conocimiento técnico. Además, la información y comunicación que alimenta la cultura tecnológica recrean los estereotipos de la división entre lo masculino y femenino, y la escasa participación de mujeres en la creación, diseño y desarrollo de la ciencia tecnológica las convierte en meras usuarias de la tecnología sin poder para influir en su desarrollo.

En Chile, el voto electrónico no sólo ha aumentado la participación en organizaciones y territorios comunales. Además, mediante su uso, han sido electas importantes dirigentes femeninas, como Izkia Siches, primera mujer en la historia en conducir el Colegio Médico, y Bárbara Figueroa, Presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores. Nos llena de orgullo de ser parte de esa historia.

Pero en esta fecha queremos hacernos cargo de la discriminación más profunda, de la que, a nuestro pesar, mantenemos en nuestros modos de vida y de trabajo. Por eso, en EVoting hemos iniciado una reflexión en equipo y asumido el compromiso, hombres y mujeres, a capacitarnos para poder reconocer y corregir cualquier discriminación en nuestro trabajo, tomar medidas preventivas para evitar generar nuevas conductas discriminatorias y avanzar hacia una empresa donde las personas sean valoradas independientemente de su género.

Tomás Barros, Gerente General
Y todo el equipo de EVoting