¿Se aproxima una nueva votación en el sindicato?

Te recomendamos que empieces con tiempo a planificar esta actividad para evitar los típicos imprevistos. Elige prevenir antes que tengas que ‘apagar incendios’. Recuerda que lo más importante es tener las fechas presentes, para así comenzar a coordinar la logística que significa la votación en el sindicato: pedir los espacios físicos, conseguir los voluntarios como vocales de mesa, coordinar con la Dirección del Trabajo, etc.

Las 7 Consideraciones

Una vez arreglados estos primeros pasos, toma nota de los siguientes puntos y considera los siguientes detalles para asegurar el éxito del proceso de votación:

  1. Los votantes – Actualiza el padrón de los votantes. Elimina a los que ya no pertenecen al sindicato, y agrega a los nuevos miembros con derecho a voto. Esto es muy importante para no tener sorpresas desagradables durante los días de votación, como por ejemplo personas que no se encuentran en el listado y que al final no podrán ejercer su derecho. No te olvides de actualizar también los datos de identificación y de contacto: RUT, mail y teléfono, por lo menos.
  1. Comunicación – Informa a los votantes con anticipación que se realizará una votación. De esta forma podrán planificar sus actividades con tiempo y asegurar su disponibilidad para el día y hora indicados. Este detalle es sumamente importante ya que puede influir mucho en la participación.
  1. Recordatorios – No es suficiente informar una sola vez sobre el proceso de votación que se viene. La difusión se debe hacer en forma continua antes, durante y post evento. Antes de que se inicie el proceso de votación hay que informar varias veces sobre lo que se trata la votación y las implicancias que tendrán los resultados sobre cada miembro. Si es una elección de directorio, por ejemplo, incentivar a que los candidatos presenten públicamente sus campañas.
  1. Ubicación – En caso de tener varias sedes, y en diferentes ciudades, hay que anticiparse a los posibles inconvenientes: sincronización del día, disponibilidad del ministro de fe para cada locación, etc.
  1. Tener un Plan B – Es importante contar con un plan de contingencia en caso de que pocos miembros hayan sufragado. Como alternativas están los recordatorios en tiempo real de tipo “¡quedan dos horas hasta el cierre de las urnas!” o extender el período de votación si sea posible, entre otras.
  1. Cierre formal – Una vez concluido el proceso, asegúrate de comunicar los resultados a todos los votantes, ojalá en una ceremonia de cierre, y posterior, a través de los canales de difusión: correo, radio, portal u otras redes institucionales.
  1. Retroalimentación – Finalmente, recomendamos lanzar una encuesta entre los votantes, con el fin de recibir sugerencias y reclamos, si es el caso, y poder evaluar de esta forma el proceso electoral. Lo que se mide, se puede mejorar. Si fallaste en algo esta vez, de seguro que para la próxima lo harás mejor.

El proceso de votación en el sindicato debe tener la misma importancia que los otros procesos internos institucionales.  Desde el punto de vista de la estrategia abordada, es importante ver cómo se puede simplificar la parte logística y cómo se puede aumentar la participación por parte de los votantes. Un proceso exitoso es cuando la energía y la atención van dirigidas hacia los resultados y no desperdiciadas en el acto en sí. Se debe utilizar un sistema que permita garantizar el derecho a voto a todos los miembros. Por esto, la adopción de tecnología en los procesos consultivos es un punto clave en estos días en que prácticamente todas las personas cuentan con un teléfono celular o un computador.

 

Descubre los 9 beneficios de votar online